Kyoto no está en venta: invasión turística y oposición vecinal en la ex capital de Japón

Daisuke Abe. Urbanista y profesor en la Ryukoku University, Kyoto. Número 1.

Contexto del turismo en Kyoto

Kyoto fue la ciudad capital de Japón y es conocida, a nivel turístico, por su gran cantidad de vestigios históricos, tanto artísticos como arquitectónicos. En 2015, los lectores de la revista estadounidense Travel + Leisure eligieron Kyoto como la mejor ciudad del mundo por segundo año consecutivo. Barcelona quedó octava en esta lista. Travel + Leisure pareció haber seleccionado la ciudad por su oferta de monumentos históricos, tanto templos como jardines tradicionales, por el encanto de su gastronomía tradicional, y por el amable e íntimo ambiente de los barrios del centro.

El turismo es un sector importante de una ciudad que actualmente alcanza los casi 5,6 millones de visitantes al año. El número de visitantes extranjeros que acuden a Kyoto continúa aumentando y la cifra total de pernoctaciones se ha duplicado en una década hasta alcanzar los 1,13 millones en 2013, superando la marca del millón por primera vez.

Una cifra récord de 13 millones de turistas internacionales visitaron Japón en 2014 animados por la depreciación del yen y la ampliación de la exención de impuestos para los compradores extranjeros. Se cree que esta cifra será superada en los siguientes años, y la industria turística espera que la atención que ha recibido Kyoto anime a los turistas a explorar también otros destinos del país.

El surgimiento de nuevas cadenas de alojamiento turístico: Min-paku

El incremento de la demanda turística no sería posible sin el paralelo crecimiento de la oferta de alojamientos turísticos. Oferta que en una ciudad como Kyoto, especializada en turismo urbano y con una media de entre 2 y 3 noches de estancia, se centra específicamente en las plazas hoteleras. A pesar de que el número total de pernoctaciones (no sólo de turistas extranjeros sino también de domésticos) en el 2014 fue 13,41 millones, el número de habitaciones hoteleras únicamente pasó de las 23.000 existentes en 2004, a 26.000 en 2014. Buena parte de la oferta hotelera se concentra en alojamientos de cuatro y cinco estrellas. Dichas ofertas se han incrementado para hacer frente a la carencia de plazas más económicas. El eslogan de Airbnb “Live There” simboliza el cambio del modo de consumo por parte de los turistas: del “turismo de masa” al “turismo en los barrios”.

Así, frente a la falta de habitaciones hoteleras se ha producido una explosión de alojamientos turísticos denominados “Min-Paku”, aprovechándose del surgimiento y rápido crecimiento de Airbnb. Min-Paku podría traducirse al inglés como “renting private homes and rooms”, y tiene unas connotaciones muy parecidas a los pisos turísticos de Barcelona. En Kyoto se calcula que las habitaciones registradas en Airbnb en Mayo de 2016 fueron un número seis veces mayor que las registradas en Junio de 2015.

Gráfico_1
Gráfico 1. Número de las plazas registradas en Airbnb en Kyoto

Balance de la situación de los Min-paku (pisos turísticos) en Kyoto

Las estadísticas del Ayuntamiento de Kyoto, que consiste en 11 Distritos distintos, muestran los siguientes datos:

–    El número de Min-Paku es de 2.702.
–    La tipología edificatoria de Min-Paku: 70% de vivienda colectiva (pisos) y 30% de casas individuales.
–    Más del 60% de Min-Paku se centra en los tres Distritos del centro urbano que son Nakagyo, Shimogyo y Higashiyama.
–    Casi el 69% de los Min-paku existentes está operando ilegalmente sin tener licencia. Sólo 7% es legal.
–    Más del 25% de los empresarios no residen en Kyoto.

Mapa_1
Distribución de las plazas de Airbnb en relación con la población total por barrio (elaboración propia)

La parte oriental de la ciudad, representada en el mapa anterior en color azul oscuro, muestra los barrios con más riesgo de cambio socio-cultural por el masivo crecimiento de las actividades de Airbnb. En ese distrito (Higashiyama) existen muchos enclaves turísticos y aún persiste el ambiente tradicional de los barrios obreros del centro histórico de Kyoto. Sin embargo, esto no quiere decir que no cuente con numerosos problemas socio-económico-urbanísticos.

Tomemos, por ejemplo, el barrio de Rokuhara, cerca del Templo de Kiyomizudera, el cual forma parte de los Monumentos Históricos de la antigua Kyoto y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus recursos socio-culturales se pueden resumir de la siguiente manera:

–    El barrio se caracteriza por la presencia de numerosos edificios tradicionales de madera, conocidos como Machiya (“townhouse”), que en el pasado eran las casas y las tiendas de comerciantes y artesanos. Además, existen numerosas pequeñas calles entre dichos edificios antiguos, conocidas como Roji, que en general funcionan como un espacio colectivo para los vecinos. La combinación de Machiya y Roji forma parte de la imagen turística de la ciudad.
–    Los pequeños comercios y las empresas locales (incluyendo las fábricas) constituyen la cultura y la fuerza motriz que impulsa su economía. Aún quedan casi 20 talleres de cerámica tradicional. Existe una proximidad entre el lugar de trabajo y el de residencia.
–    El movimiento vecinal ha sido tradicionalmente muy fuerte, y forma parte del ambiente del barrio. A consecuencia de movilizaciones vecinales, muchas de las casas desocupadas en el barrio resultaron rehabilitadas. En años recientes, las casas vacías han sido un grave problema tanto en los barrios céntricos, como en los periféricos a consecuencia del decrecimiento poblacional que vive todo Japón. Rokuhara es conocido como un caso de éxito.

Sin embargo, a lo largo de dicha rehabilitación, este barrio popular enfrenta una serie de desafíos:

–    Caída de la tasa de natalidad y creciente proporción de personas mayores. El 32,4% de los vecinos tiene más de 65 años y más de 50% de todos los vecinos vive en un hogar unipersonal.
–    Deterioro de la economía local: el número de pequeñas fábricas y tiendas (sólo hay un supermercado y existen pocos bares y restaurantes) sigue disminuyendo.
–    Vulnerabilidad de su estructura urbana: cómo mejorar y fortalecer los tejidos urbanos sigue siendo un gran desafío del barrio, sobre todo considerando la gran cantidad de casas tradicionales existentes hechas de madera, las pequeñas calles y la carencia de conectividad entre las calles.
–    Conflicto surgido entre los propietarios (o empresarios) de pisos turísticos y vecinos, que se puede resumir así:

o    Carencia de dialogo entre “guests”, “hostes” y vecinos, que finalmente ha provocado una desconfianza dentro del barrio
o    Aumento de los pisos turísticos ilegales, algo que también está provocando una sensación de inseguridad entre los vecinos. El comité vecinal del barrio y mi laboratorio estamos colaborando juntos con el objetivo de detectar dónde están localizados los Min-paku ilegales. Hasta ahora hemos localizado 28 Min-paku ilegales.
o    Invasión de actividades turísticas en un medio ambiente cotidiano agradable
o    Los dueños y los empresarios privados se aprovechan de la situación (“free ride”) y ganan mucho dinero con el turismo.
o    Gentrificación por “turistificación” debido a una burbuja especulativa.

Foto_3
Guesthouse legal. La puerta está abierta al barrio

Foto_4 Foto_5
Min-paku ilegales. Normalmente no tienen una recepción y muestran noticias en inglés.

¿Cómo funciona el urbanismo? Nuevas tareas urbanas en Kyoto.

Tenemos que seguir endureciendo las políticas contra los pisos turísticos ilegales. El Ayuntamiento de Kyoto acaba de concretar algunas medidas y su último movimiento ha sido establecer un centro de llamadas de emergencia mediante el cual los vecinos pueden denunciar los pisos turísticos ilegales. Se pretende facilitar, así, las tareas de inspección.

En barrios tradicionales como Rokuhara se está produciendo una colisión entre una promoción turística que pone el acento en las bondades de la vida cotidiana, y el carácter identitario de estos barrios.

En efecto, la adopción de políticas de mejoramiento urbano en tanto que centro histórico, no deja de tener implicaciones e impactos socio-culturales. Al privilegiar el factor histórico sobre los demás componentes, se facilita el aprovechamiento del potencial turístico que representa el patrimonio cultural edificado, promoviendo la adopción de estrategias de desarrollo urbano vinculadas a la tendencia general del denominado “turismo global”. Sin embargo, se manifeista el riesgo de que aparezca una fractura en las estructuras sociales que genere posibles procesos de gentrificación.

Sería imprescindible redactar un plan especial como el PEUAT de Barcelona para equilibrar los beneficios entre el sector turístico y los vecinos. El urbanismo debería trabajar en pro de la cohesión social de forma que en Kyoto no sea necesario un eslogan del tipo “Kyoto no está en venta”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s